El Árbol Del Bien Y Del Mal

El Árbol Del Bien Y Del Mal
Por Titian (1570)

miércoles, 8 de junio de 2011

El Árbol del Bien y del Mal

La serpiente era la más astuta de todos los animales del campo que Yavé había hecho, y dijo a la mujer: “¿Es cierto que Dios les ha dicho: No coman de ninguno de los árboles del jardín?”.  La mujer respondió: “Podemos comer de los frutos de los árboles del jardín, menos del fruto del árbol que está en medio del jardín, pues Dios nos ha dicho: No coman de él ni lo toquen siquiera, porque si lo hacen morirán”.  La serpiente replicó: “De ninguna manera morirán.  Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos y serán como dioses y conocerán el bien y el mal”… La amistad sencilla del hombre con Dios se perdió con la desobediencia.  El hombre libremente se ha hecho enemigo de Dios, al que debía todo.  En adelante la vida del hombre en la Tierra será de lucha y sufrimiento, pero al fin se le promete la victoria final sobre el mal.
A comienzos de 1.918, el joven Medardo Ángel Silva después de una larga meditación, reunió sus mejores poemas y los editó en forma de libro.  Fue aquel libro, del cual se ordenaron imprimir cien ejemplares a la imprenta guayaquileña Sucre, el único volumen poético que el joven discípulo de Apolo consiguiera publicar en vida.  Contemporáneos y amigos de Ángel Silva afirman que de voz del propio poeta le habían escuchado decir que el costo de esta empresa le habían costado unos cien sucres – cantidad que para la exigua capacidad económica del autor de esas líneas, habían sido una verdadera hazaña conseguirlos - .  También añaden estos que el valor de cada libro fue de dos sucres.
El escritor - también modernista – Miguel Ángel Granado y Guarnizo sobre la obra de Ángel Silva dijo: “una portada exigua y casi ridícula en su pobreza, para anunciar las inefables armonías, la vaga y melancólica morbidez de las estrofas musicales que abundaba el poemático libro de Medardo Ángel Silva! Absurdo verdad (lo indicó dentro de un ensayo crítico del poeta el cual fue publicado en 1.920).  Otro, el escritor quiteño Luis Aníbal Sánchez en el mes de Julio de 1.918 describe la portada del libro o poemario, detalladamente: “La ilustración de la portada es primorosa.  Sabe a estilo medieval – siglo trece – tal vez…  Una Vírgen implorante, con las manos juntas, con la austera gravedad que infunden sus líneas casi geográficamente  rectas: una Vírgen salvadora y pura, a quien la serpiente que se enrosca en el árbol clásico del Bien y del Mal, no puede clavar la crueldad venenosa de su ponzoña.  Y Eva – madre nuestra, madre de todos, hermanos que nacimos en pecado – que llora de rodillas, su culpa, al pie del árbol de las manzanas de oro y de engaño: un lienzo de los siglos del Medievo, un lienzo de aquellos anteriores al Renacimiento y tan distintos de él”…

Este Blog denominado igual al primer libro del extraordinario apolonida, quiere recordar una centuria después al más grande poeta modernista ecuatoriano Medardo Ángel Silva.  Pero: ¿por qué adoptó Silva este título: El Árbol del Bien y del Mal?, ¿qué relación existía entre ese pasaje bíblico, su vida o su poesía?, ¿fue solamente la belleza y originalidad de aquella estampa “pre-Rafaelita” que escogió para portada de su libro la que le sugirió el título de su poemario?.
Son estas, para nosotros (como decía Abel Romeo Castillo), preguntas sin respuestas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada